Sabes te quiero Beatles

Un pequeño aporte para los que les interesa aprender música

2019.02.28 23:46 nariloco Un pequeño aporte para los que les interesa aprender música

Ok, ya van repetidos threads diarios donde veo que preguntan "vale la pena aprender música a los 30 años?", "puedo aprender sólo viendo youtube?", "no tengo tiempo para ir de un profesor, qué hago?", "tengo que comprarme un instrumento para arrancar?", así que me voy tomar un tiempito para escribir algo más o menos conciso, para los que les interese y les sirva. Son mis two cents y de ninguna manera espero que los demás músicos del sub compartan mi visión. Es más sería lindo que se arme una discusión en buena leche para que todos aporten lo suyo.

Por qué estudiar música?

Es bastante personal, si lo estás considerando probablemente sea porque te interese, en ese caso te diría que lo intentes para ver que onda. Capás que dentro de un año se te pasa la calentura y te compraste una guitarra al pedo, pero bueno al menos lo intentaste.
Lo que te puedo decir que es algo que te dás cuenta con la experiencia, y jamás se te cruza por la cabeza al momento de empezar, es que desarrollás otra relación con la música. Ya no es lo mismo escuchar música cuando conocés. Yo creo que la mejor comparación que te podría dar para que te imagines es que escuchar música es como ver porno, saber de música y hacer música es garchar.

Ok voy a empezar, cómo empiezo?

En primer lugar, lo que yo sostengo en base a mi experiencia, es que siempre vayas de un profesor. Siempre. Eso de aprender viendo youtube o leyendo en google no existe.
Por qué digo esto? Bueno, hay varias razones. La primera es que yo doy clases y les estoy vendiendo humo para ver si pego algún alumno.
La posta es que cuando uno recién empieza, con cualquier cosa eh no sólo música, un profesor te puede guiar para que incorpores los conocimientos de una manera óptima. Por ejemplo si fueses a querer aprender sólo una primera pregunta sería, "ché me conviene empezar por los acordes, por digitación, por el rasgueo? Algo de teoría musical me conviene?" y la realidad es que hay muchas opciones y depende de tu perfil cual sea la mejor opción. Obviamente si no sabés nada, va a ser muy difícil que reconozcas cual es el mejor camino.
Otro punto importante es que durante la práctica uno se agarra "vicios", osea malos hábitos que a la larga te van a joder el desarrollo. Un buen profesor te los va a señalar en seguida, y te los va a hacer corregir.
Siguiendo, algo fundamental que debería tener un bueno profesor, es que te va a hacer estudiar cosas que vos solo no harías, y que esquivarlas te va a quitar calidad. Ejemplo "uh que paja ponerme a tocar folklore, yo quiero tocar los Redondos, a mi me chupa un huevo". Si puede ser, pero la verdad es que como músico de rock podés incorporar muchas cosas del folklore. O por ejemplo cuando te dé un ejercicio de digitación que te cuesta mucho, va a meter el dedo en la llaga para obligarte a que lo hagas bien, porque se va a dar cuenta que es tu punto débil y ahí hay que laburar.

Ok cómo busco un buen profesor?

Esto ya es más difícil, como regla general te puedo decir lo siguiente: fijate que sea multi instrumentista (si solamente sabe tocar la guitarra NO NO NO), que toque varios estilos, averiguá si tiene hechos cursos, estudios formales, etc.
Tratá de stalkearlo y ver qué hizo como músico. En particular te diría que suma muchos puntos si tiene experiencia en música clásica, jazz, tango y rock progresivo (al menos estos son los estilos "virtuosos" que son más comunes en nuestro país). No digo que un músico de blues, cumbia o de rock cabeza no pueda ser un fenómeno, pero los estilos que te dije antes son más exigentes, es una especie de garantía de calidad.
Y obviamente, tratá de buscar referencias.

Qué instrumento me conviene?

El que te guste.
La clásica es la guitarra, es porque probablemente, junto con el piano, sea el instrumento más versátil que hay. El tema con el piano es que, en mi experiencia, es más difícil al principio y te va a costar más llegar a tocar algo que suene más o menos bien.
Otros dicen que si aprendés a tocar bien el violín y el piano, después vas a saber tocar cualquier otro instrumento. Es cierto que son dos de los más difíciles y se complementan muy bien en el desarrollo de la habilidad de ejecución, pero es al pedo reventarte el bocho si no te gusta.
Bottom line, el que más te llame la atención. Si no estás muy decidido, te diría guitarra o piano.

Me tengo que comprar un instrumento al principio?

Es todo un tema. Yo te diría que sí. Por la simple razón de que no vas a poder practicar en tu casa y vas a quedar limitado a lo que puedas hacer en una hora de clase semanal, que no es nada.
Si la plata es un problema salí a dar vueltas a ver si podés manguear algo.
Varias veces escuché "nah, andá a clases por un año, y si te sigue gustando ahí si comprate algo". Sabés que pasa? Es que si durante ese año no pudiste practicar en serio, no vas a avanzar un carajo y es muy probable que lo tires todo a la mierda por simple frustración.

Qué debería aprender al principio? Teoría musical? Técnica? Canciones?

Es muy variable. Yo creo que no hay discusión en que hay que ir llevando un balance de las tres. Si no estudiás teoría musical vas a ser toda tu vida un nabo que se va a dedicar exclusivamente a leer tablaturas y no va a entender el por qué de cada ángulo de la música.
Por otro lado si no sentás el culo a hacer ejercicios tu técnica te va a limitar y no vas a poder ejecutar ese solo copado que tanto te gusta.
Finalmente si no tocas muchas canciones, te vas a aburrir, y no vas a aprender como ensamblar con otros instrumentos.
Yo creo que un buen balance (suponiendo que vas una clase por semana) es que todas las clases te dé ejercicios de técnica, los revisen un par de minutos, y cuando te de el OK de que lo entendiste, pasen a otra cosa y después lo sigan repasando en tu casa.
Deberías aprovechar la clase para ver teoría musical y/o canciones. A mi me parecen unos chantas los tipos que te dejan media hora haciendo el ejercicio de digitación mientras se van a tomar mate.
Una clase de teoría intercalada con clase de canción me parece bastante ideal, y en TODAS las clases dedicarle 15-20 min a repasar ejercicios de técnica y ver alguno nuevo.
Ojo, esto no es tan estructurado y depende mucho de que estilo quieras tocar y en qué etapa del aprendizaje estés pero lo digo como para tomar de referencia.

Me gusta "X" género, puedo aprender solamente este y nada más?

No. Bah si, pero no te lo recomiendo. Todos los géneros tienen lo suyo, y de todos vas a poder aprender algo.
A mi me pasó cuando empecé que quería tocar heavy metal, y solamente heavy metal. Mi profesor tocaba DE TODO. Como debería ser.
Me hacía tocar desde Cristian Castro hasta El Chaqueño, pasando por Pink Floyd y cerraba con alguna de Leo Mattioli.
Pero así aprendí mucho más que si solamente me hubiese enseñado lo que yo quería.
Incluso eventualmente me abrió la cabeza y hoy escucho mucho de lo que en esa época detestaba.
Igual ojo, tampoco es para que no toques lo que te gusta. No hay nada que mate el entusiasmo más que obligar a un metalero a tocar los Beatles. Yo te diría que vayas una y una con tu profesor.

Fuera de las clases debería hacer algo?

Al principio te diría que le des bola a lo que te enseñe el profesor. Eventualmente vas a desarrollar más autonomía y vas a poder empezar a "enseñarte sólo". Cuando agarres algo de cancha tratá de sacar partes de canciones sólo con la mínima ayuda del profesor. Tenés que independizarte en algún momento.
Cuando ya tengas algo de experiencia, digamos, llegues al punto de agarrar una canción que te gusta y la aprendas entera sólo, ya pensaría en empezar a ensamblar con otros músicos, comprarte libros y formarte por tu cuenta, y si tenés huevos empezar a escribir algo propio.
Incluso pasado este punto, yo siempre seguiría yendo de algún profesor (quizás a esta altura tengas que cambiar porque tu primer profe ahora te queda chico) para siempre seguir aprendiendo. Pero esto ya es un punto más lejano.

Cuánto tiempo me va a llevar tocar algo copado?

Ehh, depende de qué es copado para vos. Depende de que tan exacto querés ser. Depende de muchas cosas, demasiadas cosas.
Si te digo, te miento.
Lo que te puedo decir es que siempre vas a poder encontrar algo que no te sale y vas a tener que seguir esforzándote.

Punto especial: canto. Tengo una voz de mierda, puedo cantar igual?

Sí, te lo digo por experiencia personal, y también hay ejemplos de músicos exitosos. Fijate Charly. Tenía y tiene una voz horrible, pero en sus épocas en que no estaba hecho mierda cantaba muy muy bien.
Es cuestión de práctica y no tener vergüenza solamente. Hago énfasis en lo último porque a diferencia de los instrumento en la voz hay una gran barrera personal que es tener vergüenza. No te preocupes por pegar alaridos de perro muriéndose, es normal. Todos pasamos por eso, tu profesor no se te va reír (si lo hace es un imbécil, cambiá urgente).
Bueno creo que ya escribí bastante y cubrí todo lo que me parecía importante.
Salu3
submitted by nariloco to argentina [link] [comments]


2015.03.02 23:34 PodemosCyLplural ¿Deriva autoritaria en Podemos Salamanca?

(Texto de Fernando Gil Villa)
Somebody spoke, and I went into a dream (A day in the life. Beatles)
Redacto estas palabras con pena y vergüenza, pero no me quiero callar, vivo en un país en el que hay, al menos de momento, libertad de expresión. Creo que es nuestra obligación como ciudadanos activos y críticos usarla para desenmascarar la hipocresía, por ejemplo de aquellos que se las dan de superdemócratas y luego dan muestras de comportamientos con rasgos autoritarios.
Si se dice que en Podemos somos transparentes 100%, entonces no habrá problemas en que se conozca lo que hablamos en las asambleas, puesto que éstas son en teoría, lo contrario de las sociedades secretas. La de ayer en Salamanca, jueves 26 de febrero de 2015, fue vivida por quien esto escribe como una auténtica pesadilla. Me voy a limitar a dos momentos de los que voy a extraer dos expresiones textuales que allí se dijeron. Una señora, en medio de una intervención en la que defendía que se presentaba en la lista de Ganemos a las elecciones municipales de Salamanca, se dirigió a un sector de los asistentes y les imprecó con estas palabras: “¡Poneos a trabajar!” Entonces es cuando entré en un sueño como dice la canción de los Beatles. No podía dar crédito a lo que oía. No estaba en un cuartel, ni en un aula de primaria, ni en el seno de una familia autoritaria. ¿Quién era aquella señora para gritar (el tono en que se dio la orden fue alto), aquella orden a ciertos compañeros? Entiéndase mi sensibilidad herida, no se trata sólo de que la orden en sí ya es sintomática de un estilo de gestión autoritaria, sino de que es irracional, como casi todo lo autoritario. Porque, qué sabe esa señora de lo que hacen por el partido las personas a las que se dirigió de forma tan iracunda. ¿Se refería a que no forman parte de ninguna comisión? ¿Es que es obligatorio trabajar en una comisión? ¿Es que trabaja más quien está en una comisión que quién no lo está? ¿Quién es ella, quiénes somos nadie para decir qué actividades son trabajo para Podemos y cómo deben medirse? Porque, por ejemplo, alguien podría invertir mucho tiempo en convencer a amigos, colegas o conocidos de lo importante que es Podemos en estos momentos en España y en Salamanca y darles argumentos para votarlos, en las cafeterías, en el lugar de trabajo, etc. En ese caso, puede que hiciera más por el partido que otra persona que está apuntada a una comisión pero que dedica poco tiempo o hace pocas cosas (porque no todos trabajan por igual en las comisiones, ni su trabajo es igualmente fructífero). En todo caso, lo que espanta, cual pesadilla, que yo expresé verbalmente en ese momento y ahora me hago eco por escrito, es el estilo autoritario. Cada persona puede aportar y aporta lo que bien puede o quiere, y en Podemos, como en cualquier organización voluntaria, nadie puede reprochar y menos exigir a nadie nada. La gente lo hace voluntariamente, ahí radica la belleza del gesto, al menos eso pensaba yo hasta ahora…
Después debí despertar, pero al rato, como en la canción de los Beatles, debí de caer de nuevo en la extraña sensación de no saber si estaba dormido, cuando la Secretaria General de Podemos de Salamanca criticó que yo hubiera publicado unos días antes el artículo “Houston, aquí Podemos: tenemos un problema”. De paso ironizó sobre el medio en que lo hice, el diario El Mundo: “muy progresista”. De nuevo entré en el bucle de la pesadilla. Creía que sólo organizaciones como el Opus Dei tenía listas negras de medios y de contenidos en los que no se podía publicar o leer. El artículo, que ha recibido multitud de mensajes de apoyo, discute la igualdad real de las primarias a órganos internos y se pregunta por su eficacia para competir con los candidatos del PP. Defiende la tesis de que se está haciendo un Podemos de arriba-abajo y otro de abajo-arriba. Y lo hace en un tono mesurado, de una forma constructiva, sin ofender a nadie –me interesa recalcar esto- apostando por la necesaria integración. Esa tesis, por otro lado, no es descabellada, toda vez que se está formando una red intra e interautonómica que recoge esa sensibilidad, y que incluso tiene ya un nombre y un acta fundacional “Somos círculos”. En algunos lugares, ese movimiento –a falta de otra palabra mejor- , ha cosechado el éxito electoral y en otras, la mayoría, no, lo cual es lógico porque no contamos con el apoyo oficial. Pero hemos contado con porcentajes de poyo muy dignos, especialmente si tenemos en cuenta la gran abstención, y por eso consideramos que tenemos la responsabilidad de seguir trabajando por nuestras ideas, expresadas en nuestros documentos políticos-organizativos, y así lo hacemos. Para eso vamos a las asambleas, hacemos propuestas (en la anterior a la que aquí me refiero, por ejemplo, hice una sobre la ley mordaza), o preguntas, como ayer al hilo de las elecciones municipales. Y entonces alguien coge el micrófono y te dice, literalmente de nuevo: “deja de intoxicar”. O sea, que participar es intoxicar.
Pues bien, como decía, ¿cuál no sería mi sorpresa cuando escucho de la secretaria general, que había sido, “una desfachatez” (sic) publicar ese artículo? No podía salir de mi asombro. Han tenido que pasar unas horas para digerirlo. Tal vez sólo sea aquello de que “El que se pica ajos come”. Porque la secretaria general de Salamanca, a diferencia de otras, no ha sometido a la asamblea temas como su participación en listas autonómicas oficialistas –algo que no es necesario pero que indica un estilo más o menos asambleario-. En todo caso, no puedo dejar de hacerme una pregunta en voz alta: ¿Si uno no puede expresar públicamente sus opiniones críticas –especialmente si son constructivas-, en que se diferencia Podemos de un partido de la casta? ¿Es El Mundo un diario vetado para Podemos? ¿Tengo que pedir permiso para publicar? ¿Vivo en España o en Venezuela?
submitted by PodemosCyLplural to PlazaCastillayLeon [link] [comments]


2015.03.02 23:31 PodemosCyLplural ¿Deriva autoritaria en Podemos Salamanca?

(Texto de Fernando Gil Villa)
Somebody spoke, and I went into a dream (A day in the life. Beatles)
Redacto estas palabras con pena y vergüenza, pero no me quiero callar, vivo en un país en el que hay, al menos de momento, libertad de expresión. Creo que es nuestra obligación como ciudadanos activos y críticos usarla para desenmascarar la hipocresía, por ejemplo de aquellos que se las dan de superdemócratas y luego dan muestras de comportamientos con rasgos autoritarios.
Si se dice que en Podemos somos transparentes 100%, entonces no habrá problemas en que se conozca lo que hablamos en las asambleas, puesto que éstas son en teoría, lo contrario de las sociedades secretas. La de ayer en Salamanca, jueves 26 de febrero de 2015, fue vivida por quien esto escribe como una auténtica pesadilla. Me voy a limitar a dos momentos de los que voy a extraer dos expresiones textuales que allí se dijeron. Una señora, en medio de una intervención en la que defendía que se presentaba en la lista de Ganemos a las elecciones municipales de Salamanca, se dirigió a un sector de los asistentes y les imprecó con estas palabras: “¡Poneos a trabajar!” Entonces es cuando entré en un sueño como dice la canción de los Beatles. No podía dar crédito a lo que oía. No estaba en un cuartel, ni en un aula de primaria, ni en el seno de una familia autoritaria. ¿Quién era aquella señora para gritar (el tono en que se dio la orden fue alto), aquella orden a ciertos compañeros? Entiéndase mi sensibilidad herida, no se trata sólo de que la orden en sí ya es sintomática de un estilo de gestión autoritaria, sino de que es irracional, como casi todo lo autoritario. Porque, qué sabe esa señora de lo que hacen por el partido las personas a las que se dirigió de forma tan iracunda. ¿Se refería a que no forman parte de ninguna comisión? ¿Es que es obligatorio trabajar en una comisión? ¿Es que trabaja más quien está en una comisión que quién no lo está? ¿Quién es ella, quiénes somos nadie para decir qué actividades son trabajo para Podemos y cómo deben medirse? Porque, por ejemplo, alguien podría invertir mucho tiempo en convencer a amigos, colegas o conocidos de lo importante que es Podemos en estos momentos en España y en Salamanca y darles argumentos para votarlos, en las cafeterías, en el lugar de trabajo, etc. En ese caso, puede que hiciera más por el partido que otra persona que está apuntada a una comisión pero que dedica poco tiempo o hace pocas cosas (porque no todos trabajan por igual en las comisiones, ni su trabajo es igualmente fructífero). En todo caso, lo que espanta, cual pesadilla, que yo expresé verbalmente en ese momento y ahora me hago eco por escrito, es el estilo autoritario. Cada persona puede aportar y aporta lo que bien puede o quiere, y en Podemos, como en cualquier organización voluntaria, nadie puede reprochar y menos exigir a nadie nada. La gente lo hace voluntariamente, ahí radica la belleza del gesto, al menos eso pensaba yo hasta ahora…
Después debí despertar, pero al rato, como en la canción de los Beatles, debí de caer de nuevo en la extraña sensación de no saber si estaba dormido, cuando la Secretaria General de Podemos de Salamanca criticó que yo hubiera publicado unos días antes el artículo “Houston, aquí Podemos: tenemos un problema”. De paso ironizó sobre el medio en que lo hice, el diario El Mundo: “muy progresista”. De nuevo entré en el bucle de la pesadilla. Creía que sólo organizaciones como el Opus Dei tenía listas negras de medios y de contenidos en los que no se podía publicar o leer. El artículo, que ha recibido multitud de mensajes de apoyo, discute la igualdad real de las primarias a órganos internos y se pregunta por su eficacia para competir con los candidatos del PP. Defiende la tesis de que se está haciendo un Podemos de arriba-abajo y otro de abajo-arriba. Y lo hace en un tono mesurado, de una forma constructiva, sin ofender a nadie –me interesa recalcar esto- apostando por la necesaria integración. Esa tesis, por otro lado, no es descabellada, toda vez que se está formando una red intra e interautonómica que recoge esa sensibilidad, y que incluso tiene ya un nombre y un acta fundacional “Somos círculos”. En algunos lugares, ese movimiento –a falta de otra palabra mejor- , ha cosechado el éxito electoral y en otras, la mayoría, no, lo cual es lógico porque no contamos con el apoyo oficial. Pero hemos contado con porcentajes de poyo muy dignos, especialmente si tenemos en cuenta la gran abstención, y por eso consideramos que tenemos la responsabilidad de seguir trabajando por nuestras ideas, expresadas en nuestros documentos políticos-organizativos, y así lo hacemos. Para eso vamos a las asambleas, hacemos propuestas (en la anterior a la que aquí me refiero, por ejemplo, hice una sobre la ley mordaza), o preguntas, como ayer al hilo de las elecciones municipales. Y entonces alguien coge el micrófono y te dice, literalmente de nuevo: “deja de intoxicar”. O sea, que participar es intoxicar.
Pues bien, como decía, ¿cuál no sería mi sorpresa cuando escucho de la secretaria general, que había sido, “una desfachatez” (sic) publicar ese artículo? No podía salir de mi asombro. Han tenido que pasar unas horas para digerirlo. Tal vez sólo sea aquello de que “El que se pica ajos come”. Porque la secretaria general de Salamanca, a diferencia de otras, no ha sometido a la asamblea temas como su participación en listas autonómicas oficialistas –algo que no es necesario pero que indica un estilo más o menos asambleario-. En todo caso, no puedo dejar de hacerme una pregunta en voz alta: ¿Si uno no puede expresar públicamente sus opiniones críticas –especialmente si son constructivas-, en que se diferencia Podemos de un partido de la casta? ¿Es El Mundo un diario vetado para Podemos? ¿Tengo que pedir permiso para publicar? ¿Vivo en España o en Venezuela?
submitted by PodemosCyLplural to podemos [link] [comments]